martes, 8 de septiembre de 2015

Until I feel alright I'm gonna fake it.


Una vieja historia cuenta que una chica de manos frías intentaba sonreír pero no dejaban de caerle lágrimas. Se sentía mal y tenia frío, un día tras otro, sin pausa alguna.
Ella intentaba que el frío se fuese, buscaba cosas que la hiciesen feliz. Abrazos. Besos. Caricias. Una sonrisa desconocida. Confiar en alguien. Pero nada de eso parecía templarla. 
Se sentía sola. 
Se sentía vacía.
Como si no hubiese absolutamente nada dentro de ella, solo un mar de oscuridad que amenazaba con llevarse todo a su paso. Aunque tampoco tenía mucho que llevarse, no había nada con algo de valor en su interior.
Estaba sola. 
Y siempre iba a estarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario