jueves, 24 de septiembre de 2015

Let the light guide your way.


Decían que ella atrapaba los sueños que perseguía, que los enredaba y los hilaba hasta hacerlos realidad. Que era una experta en el arte de enredar las cosas y volverlas reales.
Decían que nunca nada la había frenado, que conseguía sacar ventaja a cualquiera con un par de pasos.
Decían que sus ojos iluminaban la habitación, que no había nada más bonito que aquellos pequeños inocentes ojos.
Decían que su risa era contagiosa y que poco tardabas en reír si ella lo hacía.
Decían muchas cosas de ella, pero hoy la he visto y no sé si queda algo de aquella chica. La he visto a través de una pequeña fisura de su ventana. No se ha dado cuenta, pero hace poco que se ha roto y empiezan a traslucirse algunos pequeños detalles de lo que hay detrás. Ya no es la figura perfecta que había dibujada, se está emborronando cada vez más.
Quién sabe, quizá algún día sus ojos recuperen su luz, sus labios recuperen su risa y ella recupere las ganas de vivir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario