viernes, 15 de mayo de 2015

Sí, o no; no, o sí...

Hoy es una de esas noches que te pones a pensar y lo único claro que tienes es el agua de la botella.
Me encantaría poder expresarlo sin decir nada, como ese silencio que lo dice todo, pero el silencio no me ayuda, solo sigo pensando y pensando, sin llegar a ninguna conclusión.
¿Sí o no? He ahí la cuestión. Que me mate Shakespeare por haberle cambiado la frase, pero es lo único que me ronda la cabeza ahora mismo, ¿sí o no?
El problema de esto es que si me pongo a numerarlos gana el no por goleada, pero mi cabeza y yo misma no dejo de decirme "sí, tú eres de las que dicen sí a todo, ¿por qué no ahora?" Pero el problema está en el por qué no ahora... Si las cosas fuesen distintas podría tener más claro el sí que el no, pero las cosas son como son y el no parece estar ganando la partida aunque me conozco y creo que el si buscará la forma de salir ganando, siempre lo hace. 
Solo queda ver qué pasará y si mi cabeza decide seguir pensando mucho en síes y en noes, aunque tampoco creo que se canse, en llegar el momento verá lo que pasa, siempre hace lo mismo. Me marea durante meses para luego hacer lo contrario a lo que había decidido finalmente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario