miércoles, 6 de mayo de 2015

Patas arriba.

Hoy es un día de esos en los que un dolor de tripa puede contigo.
De los días en los que hasta te pesan los párpados y no puedes ni abrir los ojos.
Te pesa todo el cuerpo y no tienes ganas de moverte de la cama.
Tu cabeza empieza a dar vueltas, tantas que se marea y empieza a ver todo del revés.
Ahora estoy boca abajo con un dolor de tripa de mil demonios, aunque dicen que cuando estás boca a abajo la sangre te llega a la cabeza y hacía tiempo que parecía eso un desierto. Alguna idea buena pero todas a la mitad. Aunque ahora tampoco es que haya mejorado la cosa, ahora las ideas son todas malas y ninguna se queda a la mitad, ya podrían oye. Eso me pasa por quejarme. 
Creo que me quedo con la sequía de hace unos días, en los que el dolor de tripa no estaba y con las ideas que aunque a medias eran buenas, pero ahora toca aguantarse y estar boca abajo un par de días. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario