miércoles, 8 de abril de 2015

Llorando cera.

Está temblando. Tiene miedo. Mucho.
No sabe si al aire o a apagarse, solo tiembla.
Cuanto más lo piensa es peor pero no puede evitarlo.
La cera se va derritiendo lentamente a su alrededor, intentando mantenerla encendida un poco más.
Como si fuese a servir de algo, como si fuese a dejar de temblar.
Como si no se diese cuenta que brilla por sí misma, sin necesidad de otra cosa. Como si no viese que la luz viene de ella y no de fuera. Como si creyese que en vez de luz emana oscuridad...
Tiene miedo. Tiembla. Y no sabe cuánto tiempo más lo hará.

No hay comentarios:

Publicar un comentario