martes, 7 de abril de 2015

Game over.

Lejos. 
En mitad de la nada. 
En mitad del olvido. 
En el único sitio en el que podíamos ser, dejamos de serlo.
No entendiste nada de mí, absolutamente nada y no veas si duele que después de tres o cuatro años sigas sin conocerme ni siquiera un poquito. Has entendido lo que has querido, pero no me has entendido a mí. No has sido el único, eso también lo he visto, pero esperaba más de ti, supongo que eso ha sido un fallo mío. También creo que tú esperabas otras cosas de mí, aunque sinceramente, con tanto ir y venir no sé cuales, ni creo que lo sepa nunca. 
Creo que es hora de ponerle fin a este juego que se ha extendido durante demasiado tiempo, más del que me gustaría y más del que nunca admitiré.
Así que sintiéndolo mucho.
FIN DE PARTIDA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario