miércoles, 4 de febrero de 2015

Abrió los ojos.

¿Sabes? He decidido que tienes razón.
Que tú no eres el indicado,
que pudo haber sido más de lo que es,
y que nunca será más de lo que ha sido por mucho que yo me empeñe.
Lo nuestro empezó y acabo. "Lo nuestro" como si hubiese sido gran cosa...
Lo cierto es que lo fue, solo que de la forma que nadie planea. Fue tan fugaz que ni pasó nada.
En realidad pasó de todo, del
amor al odio en una semana. Qué cosas.
Supongo que intentaba recuperar algo de esa primera ilusión, pero cuanto más lo pienso me parece más ridículo. Es absurdo forzar algo que ya no hay por donde cogerlo.


Yo estoy boca abajo, tú boca arriba.
Yo me he perdido, tú hace tiempo que te creíste encontrar.
Yo sigo en el mismo sitio, tú hace tiempo que echaste a andar.
Yo he vivido de recuerdos, tú has vivido.
Yo sigo esperando, tú hace tiempo que te cansaste.
Supongo que las cosas son así. Yo aquí y tú allí.
Y ahora, después de tanto tiempo de subidas y bajadas me doy cuenta de algo, algo que ha estado delante de mí y que no he querido ver o he querido tapar con cosas:
Nunca volveremos a ser.

No hay comentarios:

Publicar un comentario