sábado, 31 de enero de 2015

...

Me siento como tres puntos suspensivos.
Tan poco valorados y tan importantes.
Siento que falta algo, que no estoy completa.
Siento que el espacio entre ellos es mayor del que debería ser.
Tres puntos de mierda que pueden hacerte sentir como tal.
Porque si te digo que...
Nunca sabrás lo que quería decirte pero sabes que había algo más.
Y si te digo siento...
Sabes que algo sentía, pero no el qué y hay tantas variables posibles que no sabes por cual decidirte.
Pero al igual que yo tu también los eres, de hecho los eres todo el tiempo.
Te refugias detrás de ellos con sonrisas fingidas.
Un te lo dejo caer pero no te lo digo.
Un "bueno", un "bien" o un "nada" que son mentira.
Puntos suspensivos por todos los sitios.


Creo que decidido que yo también los odio.

1 comentario:

  1. Para mi los puntos suspensivos invitan a una continuación. ¿De que? Tendrás que decidirlo tu ;)

    ResponderEliminar