viernes, 26 de diciembre de 2014

P.

Es increíble ver como una foto o una canción te puede remover por dentro y dejarte boca abajo.
Te privan de todo lo que habías conseguido en menos de un segundo y arrasa contigo.
Tu corazón se para momentáneamente a la par que tus ojos empiezan a gotear como si no hubiese un mañana.
Los recuerdos se agolpan unos con otros creando un gran borrón. Una mancha que quiere perseguirte en la oscuridad, hasta que enciendes la luz y lentamente se empieza a dispersar.
Un ojos dejan de gotear y tu corazón recupera su ritmo habitual.
Te recompones rápidamente - como si nada hubiese pasado - y sonríes, porque de eso se trata. Y es que aunque duela durante un segundo tienes la voluntad de recomponerte y seguir como si no hubiese pasado nada, y si tienes ganas hasta de regodearte disfrutando de la foto o de la canción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario