sábado, 22 de noviembre de 2014

¿Jugamos?

Acabo de ver la foto y no he podido evitar sentirme como el caballo. Al principio, cuando la he visto me ha hecho gracia, pero cuando me he parado a leerla me he dado cuenta de que soy ese caballo tirado en el suelo intentando ir hacia delante cuando nunca lo conseguirá.
Quizá tenga que aprender a dar rodeos o a avanzar de manera distinta. Pero los rodeos no son lo mío, y avanzar de lado tampoco, el problema es que me tocó ser un caballo en un juego que ni entiendo. Y aquí estoy, intentando explicarme cómo salir del apuro y seguir hacia delante, porque claro, no me puedo convertir en otra ficha. Eso va contra el juego y además es imposible.
Supongo que aprenderé a ser un caballo tarde o temprano, pero sé que pronto el juego cambiará y me encontraré siendo una ficha distinta en otro tablero de locos.

1 comentario:

  1. Me encanto tu reflexión *-* y también tu blog, es muy bello !!!
    Te he dejado una nominación en mi blog: http://addcoffeetomylife.blogspot.mx/2014/11/Bestblog.html

    ¡Besotes con labial de frutas!

    ResponderEliminar