martes, 7 de octubre de 2014

Vuelvo a ser yo.

He vuelto a las andadas.
Hoy me he encontrado sonriendo por nada y ha sido la mejor sensación del mundo.
Si me lo propongo hoy puedo acabar con el mundo o comérmelo, ¿a quién le importan los kilitos de más? 
Me siento libre, me siento feliz, me siento inmortal.
No tengo motivos para sentirme en una nube, pero siento que vuelvo a nacer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario