viernes, 24 de octubre de 2014

Luchemos.

No sé cómo empezar esta entrada, la he empezado muchas veces y sigo sin decidirme. Hoy estoy feliz y no puedo parar de llorar, es todo muy extraño, pero es lo que pasa cuando tocan mi fibra sensible, que me emociono y mucho. No voy a contar nada sobre lo que ha pasado, porque eso se va a quedar en mis recuerdos. Pero sí puedo deciros que es lo más gratificante que me ha pasado en mucho tiempo. Y es algo que dudo que llegue a olvidar en algún momento y no es lo que ha pasado solo hoy, es lo que lleva pasando desde hace tiempo. Es algo que poco a poco se va construyendo. Aquellos castillos en el aire que me parecían irreales ahora parecen tomar sentido. Os prometo que existen, solo tienes que saber construirlos con la persona adecuada y aunque puedan llegar a romperse lo que importa es el tiempo que se mantienen en el aire. 


Ahora toca luchar por mantenerlo ahí arriba el mayor tiempo posible aún cuando el tiempo no esté de nuestra parte y los días se tornen oscuros, es ahí cuando lucharemos más por dejarlo allí arriba. Te toca luchar. Te toca seguir adelante, cueste lo que cueste. Y me tendrás a tu lado siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario