martes, 4 de febrero de 2014

-2

Hace tiempo que el sol se ha puesto. Las persianas se han ido cerrando paulatinamente, primero la de la habitación del mocoso, luego la de mi madre, la mía sigue abierta con la esperanza de que las nubes se vayan y pueda ver las estrellas, pero siguen ahí y no tienen ganas de marcharse. Y veo como pasan los días y no quiero. Necesito que se estanque el tiempo, no quiero ver los segundos correr como si nada. Nunca pensé que algo tan raro fuese a pasar, después de no sé cuantos meses vuelvo a empezar a echarte de menos, no entiendo nada. Encima parece que todo el mundo lleva tu nombre, vaya donde vaya ahí está. Me siento gilipollas y ya no sé si reír o llorar, nada de esto tiene sentido. Solo sé que te echo de menos.


1 comentario:

  1. Muchas veces nada tiene sentido. Espero que se lo encuentres pronto, aunque lo dudo. No dudo de que precisamente tú no puedas, sino de que nadie puede encontrarle sentido a nada porque todo es mero azar. Simple y mero azar, desgraciadamente.

    Un abrazo de la Chica Miserable.

    ResponderEliminar