jueves, 30 de enero de 2014

Estoy perdida.

A estas alturas debería de haberme olvidado ya de ti. No deberías seguir revoloteando en mi cabeza ni debería ponerme a llorar cuando pienso en ti, pero no puedo evitarlo. Me he engañado a mí misma desde hace siglos, he intentado convencerme de algo irreal. He dejado que el humo se posase delante de mis ojos pero parece que se está yendo y eso no me gusta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario