miércoles, 18 de diciembre de 2013

Invirtiendo papeles.

Llevo estancada una eternidad en un día cinco de un mes que ya ni recuerdo.
Si paso mucho tiempo en silencio puedo oír de nuevo cómo se resquebraja mi corazón. Si cierro los ojos puedo ver cómo tu imagen se difumina lentamente hasta quedar una inmensa oscuridad, sin embargo, si los abro empiezo a buscarte por los rincones, esperando verte por casualidad. No sé que espero, como si verte fuese a cambiar algo. Como si ver tu sonrisa fuese a borrar todos los recuerdos de mi mente. Como si no llegase a ser una tortura llegado el momento. ¿Sabes qué es lo más curioso? Mi cabeza te busca, pero mi corazón te ha olvidado.


No hay comentarios:

Publicar un comentario