martes, 3 de diciembre de 2013

Big bro.

Esta noche la luna se ha quedado con todas mis palabras, me ha robado la única forma que tengo de expresar algo mínimamente coherente.
No sé llevo días pensado en como una palabra puede cambiar completamente todo lo que pensabas. Y es que en este momento "incesto" es la palabra más bonita que he oído en mi vida. Es divertido que cualquiera pueda sacarla de contexto y que nadie nunca sepa el por qué de que sean tan especial.
En este momento ya no pienso en la verdad o en la mentira y es que ya me da un poco igual, me parece hasta ridículo. Ahora solo pienso en esas dos personitas de hace casi cinco años, que hacían promesas de dedo meñique, recuerdo que prometí no beber una vez *muchas toses inside* pero en realidad lo he cumplido por lo menos hasta que me voy a mi retiro espiritual, allí todo pierde su sentido. Sí, me acuerdo de chorradas que no tienen nada de sentido, pero la verdad es que cada vez que me acuerdo sonrío sin motivo. Pero sigue sin haber algo que me haga reír tanto como cuando pienso en "incesto" de verdad, y es que ese día marcó un antes y un después.
Y aunque estés con tus amadas cabras por el monte (adoptame, seguro que haría juego con las demás) sé que puedo hablar contigo de cualquier cosa, me gusta saber que sigues ahí aunque hasta hace poco dudase de ello, por eso me puse a llorar, me sentí estúpida porque siempre estuviste ahí y creía que ibas a irte.
Te he echado de menos capullo. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario