martes, 5 de noviembre de 2013

Goodbye.

No sé por qué siempre que escribo algo para ti lo hago con “alibi” de fondo. Pero aquí estoy una vez más.
Recuerdo escribir llorando la anterior entrada, hablar contigo hecha una furia y de nuevo escribir medio llorando.
La verdad es que no sé la razón exacta por la que estoy medio llorando. Quizá porque me siento estúpida, porque siento que han jugado conmigo o porque realmente te voy a echar de menos. De aquí a unos meses te lo digo, ahora no diferencio absolutamente nada. Puede decirse que estoy en shock, solo siento vacío como aquel que sentí la primera vez que te fuiste. No sé, no sé qué esperaba, quizá arreglarlo todo y volver a empezar… Pero eh, que eso que existía entre nosotros ya no existe, tú lo has dicho y yo me he limitado a hacer que las cosas sigan su camino, quizá el que no hubiese elegido yo pero no puedo hacer más, ya no. Apareciste para volverte a ir… Sé feliz allá dónde estés mi pequeño príncipe.


No hay comentarios:

Publicar un comentario