jueves, 10 de octubre de 2013

Coleccionando recuerdos.

Si me propusiera guardarte en un tarrito olvidaría los últimos meses.
Me quedaría con ese primer saludo en el que pensaste que era idiota, o en aquel segundo en que pensaste que era una pesada o quizá con aquel quinto saludo en que empezaba a caerte bien.
Si te quisiese guardar en un tarrito borraría tu foto de mi mente, no es más que un tachón que no significa nada, sin embargo guardaría millones de palabras, de frases, de conversaciones, de risas, de lágrimas...
Sentimientos. Que a pesar de todo era lo más real que había sentido en mucho tiempo.
¿Y por qué guardarte en un tarrito?
Porque el pasado ya ha pasado y no puedo recuperar esos sentimientos, no puedo volver a sentir esa alegría o esa tristeza que sentí en más de una ocasión pero eso ahora no importa, lo importarte es guardarte tal y como eras, porque ahora solo hay un gran vacío. Un profundo abismo que se ensancha más a medida que pasa el tiempo. Es triste, pero ahora mismo te prefiero más dentro de un tarrito que a mi lado.


1 comentario: