jueves, 4 de julio de 2013

¿Y si el camino se tuerce?

¿Quién no ha pensado en mandar todo a la mierda cuando el camino se volvía difícil? ¿Quién no ha querido desaparecer, como si eso fuese una gran solución? ¿Quién no ha querido estar solo pero que alguien le diese un abrazo? ¿Quién? Todos nos volvemos vulnerables en algún momento del camino. Ayer fui yo, hoy eres tú, quizá mañana sea alguien que no conozca y no podré hacer nada para evitarlo.
Lo que he aprendido es a luchar por lo que quiero y que si me rindo es que no me importaba tanto como pensaba, porque hay cosas por las que me he dejado el alma aunque luego no hayan merecido la pena, y no me arrepiento porque el deseo era lo que me movía pero hace tiempo que el deseo no me mueve y la verdad es que siento que vago por el mundo como un fantasma en el que nadie repara.
¿Qué es peor que se tuerza el camino o perder el rumbo o algo por lo que luchar?


1 comentario:

  1. Ohhhhh. Esta entrada me encanta. Llamemoslo impotencia pues.

    Has reflejado taaan claramente lo que es una despedida que has hecho remover mi estómago.

    "Nos vemos pronto. Quizá en un sueño, quizá en un recuerdo, quizá en una sonrisa...".

    Cuando coja el ordenador te sigo, ¿sí? Mientras, te dejo mi blog por si quieres pasarte. http://ahorayasabesquexisto.blogspot.com.es/?m=1

    Un beso.

    ResponderEliminar