domingo, 9 de junio de 2013

Esta noche las estrellas no se apagan.

Intento no pensar en cosas que me depriman pero pocas veces lo consigo, lo hago cuando la lluvia acaricia mi ventana, cuando las estrellas se asoman en el cielo y cuando la esperanza se apodera de mí. Pero las muchas otras veces que esas tres cosas no consiguen parar mi malestar dejo que me abracen, me acurruco en sus brazos como un recién nacido y dejo que me guíen a un nuevo día.


No hay comentarios:

Publicar un comentario