jueves, 16 de mayo de 2013

Un cambio nunca viene mal.

No me salen las palabras, pienso en ti, en él, en todo el mundo y no sé qué pensar.
Odio que la gente diga cosas que luego no cumple, o que haga cosas que no van acorde con sus palabras, pero quizá es que estoy anticuada y hago lo que digo y digo lo que pienso, porque en este mundo ya nada es real, las palabras han perdido su valor y con ellas todo lo demás.
Pero he llegado a la conclusión de que no me voy a preocupar por nadie más, solo por mí misma, me lo merezco creo yo. Si digo esto es porque muchas veces me preocupo por gente que pasa de mi cara cuando le pregunto, así que decidido. Solo me preocuparé por mí.

1 comentario:

  1. Bueno, no todo el mundo es así... Solo hay que cuidarse de la gente falsa..

    ResponderEliminar