martes, 28 de mayo de 2013

Lágrimas amargas.

Querido príncipe:
Esta es una de esas cartas que escribes y que sabes que no llegarán a su destinatario.
Hace mucho tiempo que no sé nada de ti, muchísimo, más de un mes, más de dos incluso más de tres.
Pero no voy a decirte cuanto tiempo llevamos sin hablar, no, vengo a decirte que hoy es nuestro día, sí, vuelve a ser 28, y estoy segura de que será otro 28 sin saber nada de ti.
Quizá no entiendas que te eche de menos o no sé, la verdad es que no me entiendo ni yo, intento escribir algo coherente y no puedo, soy incapaz.
A quien más echo de menos es a ti, ni siquiera echo tanto de menos a los otros dos memos, no sé supongo que es lo que tiene pasar horas y horas hablando con un persona, contándole todo. Duele pasar de todo a nada en cuestión de meses, la verdad es que debería estar ya acostumbrada pero es que no lo estoy. Se suponía que eras mi mejor amigo y que lo serías siempre, que estarías a mi lado y que yo estaría a tu lado también, pero parece ser que tropezamos por el camino con algún bache y nuestras manos se soltaron, y la verdad es que odio eso, odio no poder hacer nada y sentirme inútil, pero no puedo hacer más.
Bueno príncipe, siempre seremos de una generación que nunca existió, y como leí en un libro, solo recordamos lo que nunca sucedió, así que supongo que te recordaré toda la vida, serás mi príncipe aquel que me defendía siempre y me apoyaba cuando más lo necesitaba, espero que estés donde quiera que estés, haciendo quién sabe qué, estés bien y seas feliz, solo quiero eso, te lo mereces.
Acabo de escribir todo esto, con putas lágrimas en los ojos y me siento mas estúpida que nunca, de verdad estoy llorando de rabia ahora.
No sé por qué me ha dado por entrar a mirar el blog que estaba dedicado a mi, y he visto que lo has borrado, la verdad no sé el tiempo que ese blog lleva borrado pero veo que no quieres tenerme más en tu vida. Que quieres olvidarme, tranquilo, no te preocupes no seré yo quien te lo impida, de hecho te animo a que me olvides, no te será muy difícil estoy segura de ello. No te preocupes, estaré bien.
Hasta siempre.
Una princesa perdida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario