domingo, 14 de abril de 2013

Una ventana al pasado.

Hace un año estábamos aquí los dos, asomados a la ventana, riendo como dos niños, ninguno de los dos sabíamos que tu madre estaba en el jardín y que nos había hecho una foto, la verdad es que no lo supe hasta ayer.
Ayer fui a ver a tu madre, llevaba medio año sin verla, no pude ir antes porque me recordaba a ti, me hizo recordar lo mucho que pienso en ti a lo largo del día, lo mucho que me acuerdo de nosotros. Cuando fui a verla me dio la foto, vernos, no sé, removió algo dentro de mi.
Te echo de menos ¿lo sabes no? Mucho. Nada es igual sin ti. Hace tiempo que me pregunto cuánto tiempo seré capaz de recordarte sin que se borre ningún recuerdo, pero creo que están empezando a borrarse y no puedo hacer nada para detenerlo. Lo que está escrito permanecerá durante años hasta que esos escritos se pierdan, pero lo que no está escrito no tardará en borrarse completamente, tu olor, tu risa... Esas pequeñas cosas que a mí me hacían feliz porque venían de ti.
Lo siento, no quiero olvidarte pero mi cerebro se niega a recordarte, quizá sea debido al dolor que causó tu marcha, no lo sé, solo espero que algún día, no sé cuando, volvamos a encontrarnos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario