jueves, 18 de abril de 2013

¿Pasión?

Cerré los ojos y dejé que sus labios se posasen en los míos, era una pequeña caricia de ambos labios.
Yo pasé mi brazo por sus hombros y le acerqué más a mi, el acarició mi mejilla y el beso se hizo más íntimo, ambos entreabrimos la boca ligeramente y dejamos que nuestras respiraciones fuese lo único que se oyese en aquella pequeña cabaña en medio de la nada, el tiempo pasaba pero ambos estábamos concentrados en devorarnos mutuamente, su mano rozaba todo mi cuerpo y las mías el suyo, cuando creímos oportuno nos volvimos a separar, nos miramos mutuamente y sonreímos, éramos cómplices de lo que había pasado segundo atrás, aquellas nerviosas sonrisas lo demostraban.

No hay comentarios:

Publicar un comentario