viernes, 26 de abril de 2013

Las caricias del silencio.

Dormía plácidamente en su cama, la noche anterior había sido inolvidable, habíamos pasado juntos la noche entera únicamente contemplándonos sin intercambiar a penas ninguna palabra, el silencio, las miradas, la música de fondo, todas esas pequeñas cosas que nunca tenemos en cuenta las tuvimos en cuenta por una noche. Finalmente nos tumbamos y abrazados nos sumimos en el mundo de Morfeo.
Sentí ligeros besos en mi hombro que me incitaban a despertarme, lentamente abrí los ojos aquellas caricias producidas por sus labios reclamaban mi atención.

No hay comentarios:

Publicar un comentario