miércoles, 20 de marzo de 2013

Abrazamos nuestros recuerdos.

Le susurramos al viento nuestra historia.
Gritamos durante siglos las cosas que nos hicieron felices.
Recordamos miradas fugitivas.
Sentimos el agua helada en nuestra piel.
Olimos la fragancia más dulce del mundo.
Nos escondimos de nuestros miedos.
Lloramos con canciones antiguas.
Intercambiamos sonrisas.
Bebimos el frescor de las noches de verano.
Esperamos al amanecer bajo las estrellas.
Paseamos entre la niebla.
Enloquecimos juntos.
Soñamos despiertos.

2 comentarios:

  1. Creía haberte comentado y, ahora que lo miro, parece ser que no. Lo siento. D:

    La verdad es que lo que siento hacia este blog ya te lo dije: es tan verdadero como puños. Y eso para mí es algo muy importante. Esta entrada en especial me ha encantado, tienes muchísimos dotes para la escritura, jamás lo dejes.

    Un beso fortísimo.

    ResponderEliminar
  2. Absolutamente precioso. Sabes que me encanta tu sinceridad y tu forma de expresar los sentimientos. Tan pura... Tan real. Sigue así :)

    ResponderEliminar