martes, 12 de marzo de 2013

Se te olvidó que yo seguía ahí cuando tú no estabas.

Aún recuerdo aquellos niños felices que no podían vivir el uno sin el otro que por más estúpida que fuese una cosa se lo contaban todo. Aquellos fuimos tú y yo aunque ahora solo forme parte de mi recuerdo.
¿Recuerdas aquellas noches? ¿Las promesas? ¿Todo?
Hubo un momento en el que se te olvidó, se te olvidaron los pequeños detalles y después se te olvidaron los grandes, poco a poco se te fue olvidando que yo seguía ahí aún cuando tú no estabas.
A mi me duele recordar todo aquello porque me hace ver lo rápido que cambian las cosas, decidí que no te molestaría más que cada uno iría por su lado así ni yo me rallaba tontamente ni tú tendrías que volver a hablarme.
Siempre que sé algo nuevo de ti me alegro porque estás bien pero acabo deprimiéndome porque no puedo evitar recordar aquel primer saludo, aquella primera risa, aquella primera conversación, y aquella primera promesa. Recuerdo todo lo que tú has olvidado cada vez que me hablas y por tanto no puedo evitar que mis ojos enrojezcan y comience a llover de ellos tristes lágrimas solitarias en busca de algún lugar en el que descansar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario