lunes, 11 de febrero de 2013

207.

No siempre lo hago todo mal, aunque intentes hacerme creer que si.
Prometí que era el último mensaje que te mandaría y no lo cumplí, porque hicimos una pequeña apuesta, la cual he ganado ya que sigues sin hablarme.
No entiendo nada, pero la verdad es que ya me da un poco igual, simplemente me dedico a esperar. Sí, a esperar. A esperar a que te me hables o a que vengas dónde mi dentro de un mes o un poquito más, pero no mucho más y sea yo la que pase de ti.
A eso estoy esperando, deberías saber que a rencorosa no me gana nadie.
Lo siento, pero es lo que hay. Que te peten capullo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario