martes, 5 de febrero de 2013

205.

"Tal vez no lloro, pero me duele... Tal vez no lo digo, pero lo pienso... Tal vez no lo demuestro pero me importas..."
Sé que esa frase no va dirigida a mi, pero voy a darme por aludida porque me apetece más que nada.
1. Que llores o no no tiene que ver con que las cosas duelan en eso estamos de acuerdo pero si hay algo que te duele y que has jodido tú la culpa es tuya no mía así que como comprenderás no voy a arreglarlo yo cuando el que lo tiene que arreglar eres tú ya que el que se ha enfadado porque sí eres tú.
2. Si no dices lo que piensas vas mal ahí yo no puedo hacerle nada, tú sabrás lo que haces, lo que dices, lo que te callas y lo que piensas.
3. Si no le demuestras a alguien que le importas puedes terminar perdiendo a esa persona, y las cosas no tienen por qué demostrarse a lo grande, con un pequeño detalle basta, porque los pequeños detalles son los que se recuerdan siempre. ¿De qué sirve que te importe alguien si no hablas con esa persona y no se lo dices de qué? Porque tú puedes pensar: es que ya lo sabe. ¿Pero y si no lo sabe? ¿Y si se piensa que ya no le importas? Nunca está de más decirle a alguien lo importante que es para ti y demostrárselo.
Sé que no lo vas a leer porque no tienes ni puta idea de nada de lo que escribo, pero te vendría bien aplicarte esas tres cosas que he dicho.
¿Sabes por qué me doy por aludida? Porque antes te importaba o al menos eso me hacías creer, no como ahora que parecemos dos extraños con algunos buenos recuerdos en común.

No hay comentarios:

Publicar un comentario