lunes, 10 de diciembre de 2012

178.

Le odio. Cada día más. Cada día merece menos que le hable. Es imbécil. Es la persona más asquerosa que hay bajo las estrellas. Pensaba que habías cambiado pero me he dado cuenta de que sigues siendo el mismo desgraciado de siempre, rodeado de tu guarrilla a domicilio. He intentado entenderte muchas veces, lo juro, pero esto ya no lo puedo entender, esto ya se escapa de mi comprensión tanto que no quiero volver a verte nunca más. Nunca, si te destrozas la vida que sea la tuya, no quiero que te lleves la mía por el medio como has hecho todo este tiempo, no te lo voy a permitir nunca más. Espero que lo entiendas y cuando tu vida vuelva a ser más o menos normal entonces me pensaré si volver a dirigirte la palabra o volver a estar contigo hasta entonces cada uno por su lado. Adiós.

No hay comentarios:

Publicar un comentario