lunes, 3 de diciembre de 2012

172.

Pintaba mi mundo de colores vistosos de esos que cuando los ves te alegran el día y que cuando estás tristes te pone de mala leche verlos porque parece que te sonríen y no te apetece sonreír al verlos.
Había un tiempo atrás en el que mi mundo era gris, blanco o negro, no salía de esas tristes tonalidades, pero poco a poco comencé a incorporar colores nuevos como el amarillo, el azul, el rojo, el naranja... esos colores chillones que no toleraba antes y ahora formaban parte de mi paleta de colores.
Comencé a pintar mi vida con ellos, un toque de cada color que se veía reflejado en sonrisas, miradas, detalles, que hacía tiempo que no tenía con nadie, finalmente esos toques fueron aumentado, hasta cubrir una parte mayor, pero aún quedaba otra parte gris.
Aquí sigo pintando mi mundo de colores vistosos, aún no he acabado, creo que no lo lograré nunca pero por intentarlo no pasa nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario