lunes, 12 de noviembre de 2012

159.

Intento demostrarme que puedo ser fuerte, que puedo con todo lo que hay a mi alrededor, y me lo creo, todos los días me levanto pensando que es un nuevo día que no tengo que estar mal, pero a lo largo del día se me va olvidando y comienzo a deprimirme, intento aguantar las ganas de llorar, muchas veces en clase, otras tantas viendo la televisión delante de mi madre y otras tantas cuando estoy sola en la habitación, demostrándome a mi misma que puedo acabar un día sin llorar, aunque no de muchos resultados porque poco después empiezan a caer las lágrimas. No es que me sienta débil si lloro, es que siento que he perdido otra batalla contra mi misma, voy a intentar explicarme, cuando tú te propones una meta haces todo lo posible para conseguirlo y si fallas lo intentas con más ganas y así hasta conseguirlo, pero hasta que lo consigues en el medio no hay más que derrotas, bien, esas derrotas pueden hacer dos cosas o darte más fuerza a la siguiente vez o hundirte más, a mí depende de el día me pasa una cosa u otra, hoy difícilmente voy a aguantar las lágrimas, y siempre todo por la misma persona. Intentaré aguantar las lágrimas pero no prometo nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario