martes, 6 de noviembre de 2012

155.

No han pasado ni tres días y estoy peor que cuando me fui, la verdad es que ya no sé que me pasa, todo esto se me escapa de las manos, no puedo controlarlo, me siento débil, no tengo fuerzas, apenas me queda energía para nada, solo tengo ganas de volverme invisible desaparecer por unos días o el tiempo que hiciese falta para volver a ser yo. Me apetece emborracharme, sentir que me evaporo en el aire, que nada importa, que todo será como antes sin apenas esfuerzo, ilusiones que una vez pasada la borrachera se evaporarían y volvería la realidad, esa que me está matando poco a poco hasta acabar con cada centímetro de mi.  


No hay comentarios:

Publicar un comentario