domingo, 4 de noviembre de 2012

152.

Sentía que todo caía encima de ella como una lluvia intensa que no cesaba todo la hundía y la hacía ser más pequeña. Cerró los ojos y viajó hasta aquel sitio que ella tanto ansiaba volver, allí a su lado estaban sus amigos, haciéndola reír en una vieja cabaña hecha de palos, estaban bebiendo como cosacos calimocho, y fumando como carreteros, una nube de humo se alzaba encima de ellos, las risas siguieron pero ella no dejaba de mirar la nube por si se volvía a poner a llover de nuevo, pero no lo hizo, dejo de fijarse en la nube y se puso a hacer el tonto con sus amigos, la nube se fue disipando sin que ella se diese cuenta hasta tal punto que cuando volvió a mirar la nube ya no estaba, lo que tanto la había preocupado había quedado disuelto. Cuando abrió los ojos de nuevo se encontró en su cama sentada, había olvidado por completo todo aquello que la había hecho sentir pequeña.

No hay comentarios:

Publicar un comentario