viernes, 7 de septiembre de 2012

113.

¿Hace cuanto que no te paras a pensar? Esa misma pregunta se la hizo una chica sentada en el parque, llevaba mucho tiempo sin pensar en ella sin pensar en lo que sentía, sin pensar en todo lo que pasaba a su alrededor, sin pensar en lo que verdaderamente importaba, se contestó rápidamente a la pregunta que se formuló, hacía tiempo que no pensaba porque pensar se le hacía doloroso, siempre que pensaba en algo acababa llorando y ¿de qué sirve pensar en algo que te duele? De nada. Por eso llevaba tanto tiempo sin pensar y aquel día en el parque fue otro más en que las lágrimas se apoderaron de ella, la verdad es que ya no sabía exactamente por qué lloraba, simplemente sentía tristeza, sentía que pertenecía a ninguna parte, que estaba a mitad de camino entre el recuerdo y el olvido, sentía que nada a su alrededor era real que todo eran fruto de sus fantasías, hacía tiempo que sentía que nada iba bien que sonreía porque sí no porque lo sintiese realmente pero nadie lo notaba, y ella cada día se hundía más, cada segundo el agujero se hacía mayor, más profundo y era más difícil salir de él. Y allí se quedó toda la tarde sumida en sus pensamientos rodeando sus rodillas con los brazos y escondiendo la cabeza para que nadie la viese llorar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario