lunes, 3 de septiembre de 2012

109.

La pequeña casa tapaba la mitad de la preciosa luna que se encontraba esa noche en el cielo, de fondo, junto con los grillos se podía escuchar el susurro de una canción. Las estrellas del cielo brillaban pero a medida que estas se acercaban a la luna apenas se veían debido a su luz ya que esta las eclipsaba y apenas podían distinguirse.
Ella se levantó lentamente miró hacia arriba y susurró "te amo".


No hay comentarios:

Publicar un comentario