martes, 10 de julio de 2012

104.

Escribo para no caer, escribo para no hundirme, escribo cuando mi corazón no puede más y mi alma grita que necesita un suspiro. Cuando hay salida y la única dirección es hacia abajo, hacia el fondo, hacia la soledad, cuando sientes que no le importas a nadie y que si desaparecieses nadie te echaría en falta, es entonces cuando escribo, cuando nada sale bien, cuando mi corazón falla y mi alma susurra que no puede más, que no tiene fuerzas ni para gritar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario