lunes, 28 de mayo de 2012

87.

Hace tiempo que no me tumbo en la hierba de noche y miro las estrellas.
Me encanta ver las estrellas, esos puntitos que iluminan el cielo cada noche, la verdad es que no reconozco las constelaciones, ni lo que cada estrella representa en el cielo, yo se lo que representan en el mio, para cada uno la estrella es algo diferente, aunque suene raro, la verdad es que yo sé que iré a parar a una estrella cuando muera. Estaré ahí arriba, contemplando lo que pasa debajo de mi cada noche. Pero no quería hablaros de eso. Hoy quería hablaros de las estrellas fugaces, si esas estrellas que se ven muy poco y pasan de repente, sin que lo esperes. ¿Soy la única que pide un deseo cuando ve una estrella fugaz? No lo se, pero aunque parezca una chorrada lo seguiré haciendo, tanto si se cumple como si no, es una forma de darte cuenta de lo que realmente quiere tu corazón, porque solo pides cosas a las estrellas fugaces que quieres realmente, no lo primero que se te pasa por la cabeza.
Quizá sea la única que lo haga, pero me da igual, soy feliz, ¿es lo que cuenta no?

No hay comentarios:

Publicar un comentario