sábado, 19 de mayo de 2012

82.

Cuando le rodeé con mis brazos me di cuenta de que no quería soltar nunca más, que me quería quedar junto a él el resto de mi vida, aunque fuese una locura o cualquier escusa que pondría cualquiera para no quedarse ahí abrazados, como si en ese momento no hubiese nada más importante que hacer que estar ahí, abrazándole, sintiéndole pegado a mi.
Pero en todo esto siempre hay una cosa que no se tiene en cuenta ¿Y él en ese momento que pensaba...?

No hay comentarios:

Publicar un comentario