domingo, 26 de junio de 2011

34.

Yo no soy celosa, soy envidiosa, de hecho, demasiado.
Tengo envidia de que ella te pueda tocar y yo no, de que se pueda sentar encima, verte siempre que quiera, hablar contigo... y yo me muera por hacerlo y no pueda.
Porque por mucho que yo quiera, estás muy lejos, demasiado, y me encantaría tenerte cerca, abrazarte, besarte... sería como un sueño...
Porque cada día se me hace más dificil despedirme de tí, y aunque parezca de una niña pequeña un osito llamado como tú, me ayuda a sonreír, lo abrazo, pensando que eres tú, aunque sea pequeñito como yo, me duermo abrazada a él, soñando que algún día estaremos tú y yo así.
Dicen que cuando sueñas con alguien es porque esa persona se durmió pensando en tí.
si sueñas conmigo todos los días el dicho ese es real, si no, ya lo siento, nos han estado timando...

No hay comentarios:

Publicar un comentario