jueves, 28 de abril de 2011

22.

La noche me envolvía dulcemente, pensando en esa persona especial, esa que me hace sentir única, si alguien oyese mis pensamientos me llamaría tonta o incluso idiota, pero no puedo dejar de pensar, mejor dicho de sentir, sentir lo que siento por él. Y soy muy feliz sintiendo lo que siento, parezco una niña pequeña, pero esta sensación me encanta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario